català english español contactar colaborar
El cáncer Terapia Eubiótica Mecanismo Terapia ../Prevención del cáncer Biografia Dr.Buxalleu Testimonios articulos Preguntes Quienes somos
Sobre el cancer
celula
 
"Aunque pocos médicos la prescriban, es necesario dar la vitamina B2 en cantidades suficientes y cada día, a toda persona que presenti una diabetis."

Artículos sobre el cáncer y su sanación

VITAMINA C

Dr. Jordi Buxalleu i Font.Médico.1999

Desde hace siglos es conocida la existencia del Escorbuto, presentándose muchas veces de manera epidémica entre los navegantes, prisioneros y en ciudades sitiadas. Eso ya era conocido. Era producido por la carencia de frutas y verduras crudas que al darles a comer de ello, la sintomatología desaparecía. El fondo de la cuestión es saber porqué al ingestar la fruta desaparecía la enfermedad. No será posible averiguarlo hasta practicarse una experimentación con animales.

Los síntomas más visibles del escorbuto son hemorragias gingivales; apareciendo también en diferentes puntos del cuerpo y sobretodo al nivel de la piel y, si se trata de niños, las hemorragias pueden aparecer a nivel del periostio (enfermedad de MÓLLER BARLOW). Si el hueso aún está creciendo, se perturba su crecimiento porque falta el estimulo a las células formadoras del hueso.

Estas anomalías son debidas a la falta de la vitamina C, substancia que es soluble al agua. Un organismo que carezca de esa vitamina es susceptible a infecciones de todo tipo.

El escorbuto, con toda su sintomatología anteriormente descrita, es muy poco probable que, se pueda observar actualmente algún caso; no obstante, los diagnosticados estados preescorbúticos sí son frecuentes, principalmente en niños que se quejan de dolores en la tibia y sufren pequeñas pérdidas de sangre en las encías.

No necesariamente todos los seres vivos necesitan la vitamina C; solamente es necesaria a un cierto número de ellos: por ejemplo, al hombre, al mono, al cobaya . El resto de ellos tienen el poder de que su hígado la sintetiza.

La vitamina C se halla en todas las células del organismo y, de modo difuso, en el plasma, variando su concentración según el órgano. Por ejemplo;

Se puede observar que la mayor concentración orgánica es proporcional a la función hormonal que tenga este órgano, presuponiendo pues, que esta vitamina es de gran importancia para la producción de hormonas. En consecuencia pues, se puede deducir que, en general, las vitaminas son substancias que las podemos emplear como a verdaderas medicinas para curar enfermedades y no solamente como un reconstituyente para el cuerpo que carezca especialmente de ellas. Si administramos una dosis excesiva de una sola vez, se puede observar que el exceso es eliminado por la orina: pero si la dosis es pequeña, pero diaria, la eliminación no se efectuará hasta transcurridos unos días.

La vitamina C se debe aislar primeramente de las cápsulas suprarrenales. Es el ácido L-ascórbico. Se encuentra en gran cantidad en los limones, pimiento, naranjas, etc. La que es utilizada actualmente en farmacia es exclusivamente de origen sintético pero es exactamente igual a la natural.

La vitamina C funciona como elemento oxidante o reductor, es decir, forma una substancia "redox" según las necesidades del momento. Una también muy importante cualidad es que activa muchos fermentos (papaina, que se encuentra en la piña tropical y sirve para favorecer las digestiones, l'arginasa, amilasa, etc).

Una buena función de su acción substitutiva es hallada en la ayuda para el desánimo oxidativo de los aminoácidos (cuestión que se debe tener en cuenta en el tratamiento de las neoplasias). Es igualmente de gran importancia en el proceso de la coagulación de la sangre. Existen relaciones entre la vitamina A y la C pues ambas se encuentran juntas en las plantas. Se observa su relación natural cuando, si se dan grandes dosis de vitamina C se puede evitar una hipervitaminosis A, aún que esta se haya dado en exceso.

Como orientación, se relaciona la riqueza de vitamina C de diversos alimentos (en mg por 100 g de producto):

La vitamina C es soluble al agua y es destruida al ser hervida en proporción diferente según los alimentos. En la destrucción interviene también, el material usado en el recipiente de cocina, (usando uno de aluminio es menos destructivo que el de cobre).

Una persona adulta necesita diariamente ingerir unos 50 mg de vitamina C. No obstante, se pueden dar cantidades persistentemente altas sin ningún peligro puesto que el exceso es eliminado por la orina.

Utilizando la información de este sitio web usted está conforme a estos términos y condiciones.

Home | Terapia Eubiótica | Prevención del cáncer | Artículos | Testimonios | | Preguntas más frecuentes | Sobre Nosotros | Contactar

© Associació Eubiòtica Anticancerosa.