català english español contactar colaborar
El cáncer Terapia Eubiótica Mecanismo Terapia ../Prevención del cáncer Biografia Dr.Buxalleu Testimonios articulos Preguntes Quienes somos
Sobre el cancer
celula
 
"El conjunto de los artículos presentan una visión completa e integral, donde se distinguen los diferentes ámbitos (des de el ámbito personal psico-biológico hasta el ámbito socio-medioambiental) que participan en el desarrollo de la enfermedad del cáncer, para que podamos hacer comprensible la relación entre ellos, en el orígen, prevención o tratamiento de la enfermedad. Nuestra voluntad es proveer información y recomendaciones como ayuda principal para que toda persona pueda ser responsablemente activa en la prevención de esta enfermedad."

Artículos sobre el cáncer y su sanación

REFLEXIONES SOBRE EL CÁNCER:

los tratamientos habituales

Dr. Jordi Buxalleu i Font. Médico. 1999

Cuando al enfermo le falla todo tipo de tratamiento quimioradoterápico, se le propone otra vía legal como por ejemplo el uso del ZS1839. Esto se aplica a enfermos depauperados que no pueden obtener unos buenos resultados como si se les aplicara en las mismas condiciones que cuando iniciaron los otros tratamientos e siempre, la ciencia-arte médica ha estado sujeta a múltiples cambios conceptuales, empezando por Paracelso, innovador en cuanto a la no aceptación de la disgregación en la diferentes concepciones del origen del trastorno, y siguiendo con los conceptos que guiaban los quehaceres médicos en tiempos de Felipe II hasta nuestros días, encontramos una serie de actuaciones médicas que, no sólo son inoperantes en cuanto a la solución del problema sino que son perjudiciales para los enfermos. Recordemos las continuas sangrías a las que se sometía la embarazada por faltarle la regla. Ni que decir tiene que la mujer tenía todas las posibilidades de sucumbir a causa de la hemorragia del parto. Y todo esto se practicaba, ni más ni menos, porque se creía que la regla significaba una purificación de la persona; por lo tanto, al faltar, se tenía que extraer la sangre por otra vía.

1. EL CONCEPTO DE CIENTÍFICO

Alguien podría preguntar: ¿Es que en aquel tiempo la medicina no tenía nada de científica? Y a lo mejor deberíamos preguntarnos qué significa exactamente científica . Según la definición de ciencia que nos da el diccionario, ésta no es otra cosa que el conocimiento intersubjetivo sobre una cuestión que nos da la posibilidad de hacer previsiones exactas sobre una parte de la realidad. Es decir, será necesario que todas las personas, con teóricas capacidades equivalentes, asientan y avalen unos hechos. Siguiendo con el mismo ejemplo, la actuación de sangrar a la mujer cuando estaba embarazada no se hacía por capricho de unos pocos sino que era consecuencia de unas creencias compartidas por una gran mayoría de médicos (con capacidades técnicas equivalentes) de aquel tiempo. De este modo, era una creencia intersubjetiva que buscaba resolver un determinado problema.

Conclusión: según la definición de ciencia, lo que se practicaba (sangrar) era un hecho puramente científico en aquel tiempo. Ahora esto nos parece, de forma intersubjetiva, una barbaridad.

¿Será lo que llamamos científico o ciencia una verdad absoluta? Evidentemente, no. En un momento determinado y a la luz de los conocimientos de una época podrá parecer que sí, que es una verdad inmutable, pero a lo largo de la historia de la medicina se demuestra que la ciencia es un concepto mutable, siempre sujeto a la creencia de bases teóricas en las que se sustentan la mayoría de los individuos cualificados en una determinada materia.

2. AUMENTO ALARMANTE DEL CÁNCER DE COLOR

La lucha contra el cáncer es un ejemplo de altibajos, entre optimismo y pesimismo, en cuanto a resultados frente a un determinado tratamiento, así como incidencias, según país, modo de vida, etc.

Los médicos pasan épocas de optimismo a un determinado pesimismo. Por ejemplo, un informe estadístico de la OMS en los años 80 señala la defunción anual de 250.000 personas en el mundo debido al cáncer de mama. En este mismo período se contabilizaron algunos casos de cáncer digestivo, y especialmente de colon. La extensión actual podríamos calificarla de alarmante, y lo mismo empieza a suceder con el cáncer de pulmón.  Deberíamos preguntarnos cuales son las causas, por lo menos aparentes, del incremento de estos cánceres. En algunos casos, como es el de pulmón, las causas parecen bastante claras; en cambio, en los digestivos, sobre todo en los de colon, puede ser más complicado encontrar el desencadenante o origen del problema.

Curiosamente, el aumento del cáncer de colon coincide en España con el retroceso de las explotaciones agrarias pequeñas, en las que el empleo de pesticidas y herbicidas era muy limitado. Hoy en día , con el incremento de explotaciones agropecuarias de más envergadura, en las que el uso, o más bien abuso, que se hace de estas substancias es la principal herramienta que, ha substituido al azadón, el azufre, el sulfato de cobre, etc., procedimientos harto demostrados, inocuos.

Ahora, y desde un punto de vista puramente teórico, se emplean pesticidas y herbicidas que son sistémicos, es decir, que entran en la circulación de la savia de la planta, cuando ya tiene el fruto casi en sazón, y se recolectan poco después (aunque está explícitamente legislado que no podrá practicarse la recolección hasta transcurrido un tiempo variable, según la planta).

Sabemos que en muy contados casos se cumple la legislación, con lo cual, al ingerir el fruto nos comemos también buena parte del tóxico. Esto es suficiente para producir una distorsión en el sistema metabólico, y es muy probable que tenga relación, en buena medida, con el incremento de cáncer digestivo registrado en estos últimos años.

3. SOLUCIONES INOPERANTES

La solución a todo este desajuste social es muy complicada. Sobre todo compete a los políticos, pero estos siempre están, más preocupados por el incremento del producto interior bruto que por la salud pública, aunque quieran dar a entender todo lo contrario.

Otra cuestión a tener en cuenta es aquello que atañe al tratamiento de la enfermedad, punto en que ya más específicamente puede incidir el sanitario en general. Así pues, nos encontramos con que, de manera automática, en el tratamiento de los cánceres se siguen tres itinerarios:

  • 1. Si es posible, se opera.

  • 2. Después de operar, se continúa con la quimioterapia. En la actualidad, se dispone de una amplia gama de productos, pero de una forma u otra todos ellos presentan una importante toxicidad contra la célula sana.

  • 3. La tercera vía, muchas veces combinada con la quimioterapia, terapéutica ionizante, con algunas variedades. Esta tercera vía también es dañina para la célula sana.

En resumen, las dos últimas terapéuticas son sistemas destructivos antitumorales, pero, en más o menos grado, también destructivos de la célula sana.

Se pueden objetivar efectos no deseables de estas terapéuticas que no se avisan al paciente que tiene que recibirlos. A tal objeto transcibiré un resumen de un artículo firmado por el doctor en Farmacia Alvarez Builla, que dice:

Con el crecimiento del uso de antimitóticos para el tratamiento de las distintas formas de cáncer y del aumento consiguiente de supervivencia en los pacientes, comienza a descubrirse un efecto no deseado de aparición de neoplasmas secundarios, como consecuencia del tratamiento quimioterápico.

Es decir, que en el supuesto de tener éxito en el tratamiento del tumor canceroso que ha motivado el tratamiento quimioterápico, se corre el riesgo de que, a causa precisamente de este tratamiento, aparezca un nuevo tumor, cuestión para el enfermo y para el terapeuta a tener en cuenta.

4. OTRAS SOLUCIONES

Los médicos sabemos que, en el momento actual existen otras estrategias para combatir el cáncer; no obstante, el interés por substistuir, en múltiples ocasiones, la quimioterapia y radioterapia, al uso, está muy poco estimulado. Cuando a una enfermo le falla todo tipo de tratamiento quimio-radioterápico, se le propone, de manera oficial y legal, otra vía a seguir, por ejemplo el uso del ZS1839 del laboratorio ZENECA, y se obtiene un determinado resultado. Este modo de actuar no es muy válido, pues se aplica a personas ya muy depauperadas, y en consecuencia no es equivalente, en cuanto a condiciones del enfermo, a las otras terapias anteriormente aplicadas. Se entiende que para poder comparar dos resultados se debería partir de momentos y estados equivalentes. He citado este caso oficializado pero hay muchos más, y todos ellos se dejan como último recurso terapéutico.

Aparte de estos métodos competidores de la clásica quimioterapia ya aceptados por la comunidad científica, existen otros que se basan en rectificar la bioquímica del enfermo, entre los cuales está el método que concebí hace casi 40 años, basado en el concepto primario de alteración de la membrana celular, y referente al que, pese a varias publicaciones y de haber sido comunicado en 1977 al Gobierno Central y posteriormente al Autonómico, no he obtenido hasta el momento una respuesta adecuada por parte de ambas Administraciones.

El objetivo no es otro que el de llegar a conseguir un reconocimiento de un sistema, con bases bioquímicas, que explica el rectificado de la tendencia anómala que el cuerpo ha desarrollado, teniendo pues éste un metabolismo intermediario equivocado, y de este modo darle pautas o sistemas de calca para retornarle el funcionamiento normal. Y con ello no es necesario el uso de tóxicos que afecten la célula sana.

5. ASOCIACIÓN EUBIÓTICA ANTICANCEROSA

En 1993 fue fundada una asociación de antiguos enfermos de cáncer y sus familiares, así como también de simpatizantes, que han podido constatar resultados, y cuyo objetivo es dar a conocer la existencia de este método. Esta asociación Eubiótica Anticancerosa, ha hecho notables esfuerzos para divulgar el sistema, al que deben, buena parte de sus asociados, una vida normal. El grueso de la asociación lo constituyen personas con un elevado sentido de responsabilidad, caridad e inteligencia, cualidades que muchos cuya principal preocupación es la ludofilia, deberían imitar.

Finalmente, es útil recordar que en la actualidad y en países como Francia, muere una mujer cada hora de cáncer de mama, y que en el mundo mueren por causa de cáncer seis millones de personas anualmente. Estas cifras merecen una profunda revisión por parte de los organismos competentes, especialmente en cuanto al impulso que deberían dar a otros caminos, que además ya existen, y acabar, así, con los innumerables inconvenientes que se plantean a la hora de substituir protocolos y pautas establecidos, ya que los métodos terapéuticos actuales no presentan unos resultados muy brillantes, (aunque algunos medios de comunicación puedan decir lo contrario).

Y por cierto, ¿a qué vienen las continuas propagandas de posibilidades terapéuticas factibles a años vista?

Utilizando la información de este sitio web usted está conforme a estos términos y condiciones.

Home | Terapia Eubiótica | Prevención del cáncer | Artículos | Testimonios | | Preguntas más frecuentes | Sobre Nosotros | Contactar

© Associació Eubiòtica Anticancerosa.