català english español contactar colaborar
El cáncer Terapia Eubiótica Mecanismo Terapia ../Prevención del cáncer Biografia Dr.Buxalleu Testimonios articulos Preguntes Quienes somos
Sobre el cancer
celula
 
"Aunque pocos médicos la prescriban, es necesario dar la vitamina B2 en cantidades suficientes y cada día, a toda persona que presenti una diabetis."

Artículos sobre el cáncer y su sanación

CONCEPTOS PREVIOS A LAS DIETAS PROTECTORAS

Dr. Jordi Buxalleu i Font.Médico.2000

Les supongo conocedores de mi concepto, como causa primera (etiología) del trastorno canceroso; en síntesis, creo que la anomalía primaria que sufre la célula para trastornarse, radica en la membrana externa, sobre todo debido a un incremento de la lipofilia, o sea un aumento de su contenido grasiento; comprobado y apoyado por diferentes pruebas clínico-analíticas. Siendo así pues, que la primera medida a tener en cuenta para la prevención del cáncer deberá ser la disminución de la ingesta grasa o bien emplear un sistema (ejercicio) para utilizar la grasa convirtiéndola en energía.

Antiguamente ya se recomendaba comer poco y ayunar para la curación o prevención de diferentes enfermedades. Hipócrates lo practicaba personalmente y también lo recomendaba. En el Antiguo Testamento y también en el Nuevo hay diferentes referencias a largos ayunos. Los egipcios afirmaban que era preciso ayunar de vez en cuando para conservar la salud. Pitágoras ayunaba de manera regular y también lo recomendaba a sus discípulos. Igualmente seguían esa sana costumbre Sócrates y Platón, además de otros personajes de reconocida fama en distintos campos de cultura. Esta técnica preventiva de enfermedades se había extendido a otros pueblos fuera del área mediterránea. Por ejemplo, en el Japón.

Este sistema, debido al ritmo de vida que se tiene que soportar en el tiempo actual, no es fácil llevarlo a término, siendo así, que lo más práctico es la recomendación de limitar la ingesta de grasa como también, la de hidratos de carbono. Así pues de forma rutinaria, y siguiendo el consejo de los higienistas, tendríamos que levantarnos de la mesa con hambre. Tendríamos que comer exactamente lo que consumimos, no quedando en el cuerpo restos que pudieran constituir un peligro para la salud.

Durante el ayuno, se consumen las reservas como también los excedentes y toxinas. Se trata pues de una digestión selectiva donde los tejidos más importantes y más nobles sean preservados, quedando afectados solamente si el ayuno es muy largo.

En el tratamiento del cáncer se ha empleado la limitación de la ingesta de alimentos, punto de vista del Dr. Gernez, el cual yo no lo comparto del todo, puesto que él dice que la utilidad del ayuno es para que se produzca acidosi y que en esta situación la célula cancerosa retrocede.

Hace algunos años, el Dr. Gernez ideó un método para prevenir el cáncer, se trataba de combatirlo cuando el tumor no tenía gran masa, o sea, cuando hay pocas células agrupadas. Básicamente, consistía en una depleción (vaciado) anabólica (mediante el ayuno) y el estímulo de la células sanas, lograda evitando el exceso de glúcidos, y aumentando la aportación de vitamina A, evitando los tratamientos con cortisona y evitando además pérdidas plasmáticas. La base principal para él es la producción de acidosi. Este punto de vista está apoyado por personas de gran prestigio (Warburg y Reding - 1932).

Personalmente, yo no puedo compartirlo, pues en la práctica he constatado resultados contrarios, especialmente si se usa aspirina, ácido fosfórico o ácido cítrico, produciéndose resultados catastróficos; eso tal vez dé resultado si la célula cancerosa se halla aislada, consiguiéndose los resultados dichos por los mentados doctores; pero cuando ya se forman conjuntos o conglomerados de células afectadas, si acidificamos el medio interno, los resultados no son los mismos, incluso podríamos calificarlos de decepcionantes.

Estos doctores se basan en algunos procesos donde aparece la acidosi y raramente coexiste el cáncer. Por ejemplo; la acidosi se produce cuando existe fiebre alta y en estas circunstancias se ha visto, algunas veces, remitir algún cáncer. Eso, a mi modo de ver, es interpretar parte de lo que se produce durante la fiebre, porque además de la fiebre existen otras alteraciones plasmáticas importantes; una de ellas, y creo que puede ser la más importante, es la disminución de la tensión superficial, puesto que está demostrado que las membranas celulares de las células cancerosas son más débiles que las de las células sanas, pudiéndose reventar al disminuir la tensión superficial plasmática, con lo cual la célula cancerosa muere quedando intacta la célula sana. Este pensamiento fue, el que en el año 1952, inició el punto de partida del desarrollo personal de todos los demás conceptos sobre la particular biología de la célula neoplásica.

Definitivamente bajo mí criterio, queda descartada la utilidad de la acidosi por sí misma, siendo precisamente lo contrario basándome en los resultados obtenidos. Los otros puntos de vista que tiene el Dr. Gernez los comparto en su totalidad, así como también los de otros doctores, como puede ser el Dr. Solomides, valorando el papel de las oxidasas. Recuerdo, no obstante, que el concepto de cáncer, tanto en su patología como en su tratamiento tienen que ser conceptos plurifactoriales; si los valores se separan y se tratan separadamente de uno en uno, tanto de oxidasas, PH, como otros elementos, no tendrá utilidad alguna. Remarco: el proceso canceroso no es MONOFACTORIAL sino PLURIFACTORIAL.

Seguramente los antes nombrados Doctores y yo mismo, no conocemos toda la verdad del problema, que se traduce en una disparidad de opiniones. No obstante, basándome en los resultados obtenidos hasta ahora, puedo afirmar que el camino a completar para conseguir una terapéutica cien por cien efectiva ha de ser muy corta.

La patología de la alteración de la membrana celular no sólo se presenta en el caso del cáncer, sino también en enfermedades tan aparentemente lejanas como pueden ser las depresiones; probablemente existen unos factores comunes, como puede ser el componente lipídico de las membranas celulares de todo el cuerpo. Por ejemplo, se ha demostrado que si en una dieta hay una proporción más elevada del ácido graso araquidónico que del ácido graso eicosapentanoico, aumenta la proporción depresiva. Una buena medida, tanto para la prevención del cáncer como de la depresión, radica en la práctica del ejercicio y ese no debe ser necesariamente de grande duración; treinta minutos diarios son suficientes puesto que los 30´ primeros los materiales energéticos utilizados por el organismo son precisamente los ácidos grasos, quemándose los azúcares si el ejercicio físico continua. Resumiendo: para disminuir el pool de ácidos grasos necesitamos un ejercicio de corta duración, pero si lo que se pretende es disminuir el azúcar, hace falta un ejercicio de más larga duración.

En el momento actual, por diferentes circunstancias sociales, es recomendable la ingesta de poco ácido araquidónico (aceite de girasol, o aceite de maíz) procurando aumentar los alimentos que tienen un buena proporción de eicosapentanoico y eicosaexanoico muy abundantes en el pescado y en las verduras crudas (escarola, lechuga, berros & en general verduras amargas). En una palabra, imitar la comida sencilla de los antiguos.

Como podrá observar el lector, el concepto que tengo referente a la carcinogénesi esta muy alejado de lo habitualmente descrito en los medios tanto científicos como no científicos. Ellos hablan de los oncógenos o genes productores del cáncer, pudiendo ser verdad de entrada, en algunos casos donde la enfermedad sea congénita pero en la mayoría de los cánceres no creo tenga sentido puesto que también en las células normales existen esos elementos. A mí entender, y lo repito, el proceso es una consecuencia de la alteración del limitante externo celular o membrana por lo cual, por prevención, el primer paso necesario será proteger la membrana celular.

Hasta este momento he descrito la alteración lipídica. En posteriores escritos me referiré a la dieta recomendada para la no destrucción de las membranas así como también a la manera de reparar las alteradas.

Utilizando la información de este sitio web usted está conforme a estos términos y condiciones.

Home | Terapia Eubiótica | Prevención del cáncer | Artículos | Testimonios | | Preguntas más frecuentes | Sobre Nosotros | Contactar

© Associació Eubiòtica Anticancerosa.